Aceros y Troquelados del Norte
 
Charolas portacables
Las charolas portacables tienen una función muy importante en la industria, ya que nos permiten tener una buena distribución de fuerza en toda la instalación eléctrica

Los sistemas de canalización y soporte de cables eléctricos sirven para dar dirección y distribución de una forma clara y ordenada. Son de fácil instalación y no requieren de la elaboración de zanjas en la obra.

Las charolas portacables son flexibles, ajustables y de poco mantenimiento lo que permite que se adecuen en el futuro de acuerdo a las necesidades de cada cliente. Además facilitan la reparación, corrección, incremento de vías eléctricas, ubicación de fallas; dado que su exposición al aire libre facilita su supervisión y modificación, así como una constante ventilación de los cables de energía evitando sobrecalentamiento.

Las charolas portacables pueden ser usados para tender cables de corriente, fuerza, señalización, control, alumbrado; todos estos deben tener su respectivo aislamiento para su óptimo funcionamiento.
Las charolas portacables electricas son utilizadas en una gran variedad de industrias:

    • Metal – mecánica.
    • Almacenes de distribución.
    • Cementera.
    • Petroquímica.
    • Generación de energía.
    • Naves industriales.
    • Centros comerciales y autoservicios.
    • Industria automotriz.
    • Minería
    • Hotelería
    • Hospitales
    • Etc…
Materiales de fabricación:

Las charolas portacables, normalmente están fabricadas en aluminio 6063, acero galvanizado en inmersión en caliente y acero inoxidable. Los accesorios de ensamble (tornillos, tuercas y arandelas) son de acero con acabado galvanizado.
Nuestros proveedores son fabricantes de la más alta calidad certificados a nivel nacional.

El aluminio es seleccionado para estos sistemas por su resistencia mecánica y por resistencia a la corrosión ya que forma una película de oxido de aluminio renovable que lo protege después de sufrir raspones o rayaduras. Además el aluminio es ligero lo que hace que una charola portacables tenga un peso menor en comparación con el acero de más de la mitad de su peso lo que facilita la instalación y reduce la carga en las estructuras. La propiedad del aluminio no ser magnético reduce al mínimo las perdidas eléctricas.